08 julio 2020

"La primera biblioteca ambulante data del siglo X y fue regentada por el visir persa Abdul Kassem Ismael. Lo más llamativo es que la colección incluía 117.000 obras entre papiros, pergaminos y códices, y eran transportadas de una ciudad a otra sobre las jorobas de camellos. Para no perder el orden, los animales estaban amaestrados y viajaban en fila, respetando estrictamente el orden alfabético de los libros."

2 comentarios:

Elena Netalga dijo...

Ah, el ser humano, siempre explotando otras especies en aras de la cultura y el progreso.
🧡🐫📚🐫📚🐫🧡

Pero es bonito, sí.

Qué alegría, ¡¡¡VUELVE ARPONAUTA!!!

Beauséant dijo...

O eso es lo que pensaban sus dueños. Seguro que al caer la noche, en perfecto sigilo, como de puntillas, los camellos se movían de lugar..

Los camellos tienen muy mala leche, te lo digo yo ;)