28 febrero 2013

"El autor de Trilogía de Nueva York también habló de extraños episodios asociados a la profesión de escritor, como aquella vez que en un aeropuerto de Portugal el policía del control de pasaportes le dijo que había perdido 30.000 euros por su culpa al no poder contestar una pregunta en un concurso de televisión sobre el nombre del perro que parece en su novela Tombuctú. “Puede ser que las novelas al fin tengan alguna utilidad”, reflexionó."

Vila-Matas charla en Nueva York con su personaje... Paul Auster

2 comentarios:

Srta. Absurda dijo...

Un buen escritor, aunque tengo que reconocer que Triología de Nueva York no lo he leído aún.

Lenteja dijo...

Je, utilidad, dice...según quién defina "utilidad" va a variar mucho el concepto me temo.
Besos