02 enero 2016

Mayúsculas

Escribir con mayúsculas normativas en este blog me va a costar pero ¿por qué no?
Empiezo enero con mucha rabia tras ver Suffragette; salgo enfadada del cine y agradecida a tantas mujeres sin nombre. Agradezco también la rabia, es energía, es valiosa.
Llovizna, respiro mejor, no paro de sudar, todo es húmedo.
Cartas-correos bonitos para despertar el año. Abrazo físico envolvente. Comida decente. Silencio. Buenos augurios, quizá.

Ceno pistachos y mandarinas. Chi me dice que es una cena iraní.

6 comentarios:

silbante dijo...

Qué bonito es leerte siempre (:
Buenos augurios, seguro.
Cena en naranjas y verdes, bonitos colorinchis.
Un abrazo, arponauta

Lenteja dijo...

Brotes verdes...y naranjas. Qué bien...

Glo dijo...

El cine ha dado todo lo que podía dar de sí, que ha resultado no ser mucho. La literatura ha sido novela y cuento, pero se ha permitido transmitir el consuelo de la poesía o el consuelo de la filosofía, aún a costa de hacerse difícil. ¿Por qué el cine no?

Zeltia dijo...

Pero saliste enfadada porque la película es mala, o al conocer todo lo que ha costado algo tan sencillo como que se nos considere personas adultas y no niñas tuteladas?

Y no verá Glo lo que digo: pero el cine sí ha dado mucho más de sí. Claro que no siempre lo que pasan en las salas comerciales. Hay otro cine.

arponauta dijo...

indignada por el puto heteropatriarcado (y mira qué es fea esta palabra). bienvenida :-)

Glo dijo...

Seguramente le pido demasiado: como en el XIX a "obra de arte total" que era la ópera.