09 noviembre 2016

"Kenilworth, 1575. William Shakespeare es testigo del festejo más extravagante que el conde de Leicester organiza para la reina: un delfín mecánico de más de siete metros de longitud emergió de las aguas del lago situado al pie del castillo. En su vientre va escondido un conjunto de instrumentos de viento. El legendario músico Arión canta una tonada para Su Majestad."

2 comentarios:

Correo Volver dijo...

Plúmbeo: ¡que les corten la cabeza!

Beauséant dijo...

pobre delfín, vivir con un orquesta en la tripa...