15 abril 2013

lunes al sol (¿y las hormonas?)

mi patio está espectacular.
no tiene mesa.
pero me siento en una silla baja de mi abuela y miro y escucho, espío al mirlo y al abejorro azul, y lloro y sonrío y vuelvo a llorar y me corto las uñas una vez más.
qué afortunada de poder disfrutar de un espacio así en mi propia casa.


lo único que añoro y envidio de beluga es su levedad del ser, su devenir sin lastres, su contagiosa capacidad de crear y compartir belleza y juegos.
y no lloro por mi extinta vida con beluga, ni por mi madre muerta, ni por mis días huecos al sol, ni por mi precariedad económica, ni por mis dolores crónicos, ni por sentirme un moco interestelar, ni por estar perdida en un limbo que reconozco como propio: lloro por mi eterna insatisfacción, mi desarraigo, mi alienación, propias de mi (yo-)esencia, pesadas como el ancla de cualquier titanic hundido y mohoso, verde-glauco.

20 comentarios:

Eudora dijo...

C. llamaba a los abejorros azules, Jorges, vete tu a saber por qué.
tu sueca mesa Böllö te será devuelta rápidamente.
las sillas de las abuelas son cómodas.
Kundera decía que la levedad del ser era insoportable.
no digo más.

Glo dijo...

Madrid debería tener más lugares así (yo les adjudicaría el calificativo "nemorosos"), pero sólo recuerdo la casa de Sorolla y la tuya.

beluga dijo...

Voy a responder en público, puesto que públicamente se expone mi levedad del ser y mi devenir sin lastres. Y como apunta Chi en su comentario, sin decir más, y tan acertada como Kundera, puedo asegurar que tan insoportable es la intrascendencia como agotadora resulta una existencia cuya densidad se vuelve impenetrable.
Y no hay tanta diferencia entre tú y yo, ya lo sabes, es sólo una cuestión de perspectiva: afrontar las circunstancias de una manera u otra, no ya para ser feliz – esa pretensión podemos pasarla por alto -, sino simplemente para sobrellevar la existencia de la mejor de las maneras que sepamos/podamos.
Tú te aferras a la imposibilidad (nunca volveré a ser tan feliz, nunca mi vida va a ser tan completa... ¿Por qué no? Sería así si tú lo quisieras, si decidieras que es eso lo que quieres, lo sabes perfectamente...), mientras yo me construyo sobre lo real, que no siempre es bonito como también de sobra sabes, porque no tengo más remedio y porque lo contrario me parecería una falta de respeto a mí misma y a todo lo bueno que hay a mi alrededor. Y ahora podrías replicar con tu desarrollado argumento acerca de mi practicidad existencial, a lo que yo respondería que no estoy en este mundo para sufrir, eso lo aprendí demasiado pronto, porque no tuve otra opción, y ya entonces debí adquirir lo que tú consideras mecanismos de supervivencia y yo defino como una apuesta por vivir de la mejor de las maneras que me sea posible, creando y compartiendo juegos y belleza, amando y siendo amada y, por encima de todo, queriéndome y cuidándome como si yo fuera el mayor tesoro que poseo. Porque lo soy. Exactamente igual que lo eres tú, tan bella y sensible y lúcida, tan privilegiada e incapaz de darte cuenta de que lo que defines como tu esencia no es más que lo que tú decides que sea.
Prueba a cambiar. Atrévete, pero en serio. Es muy fácil decir 'no puedo' cuando no lo hemos intentado. Y no te tomes esto como un reproche, sino como todo lo contrario: las ganas que tengo de leerte (ya que otra cosa no puedo) ataviada con otros aderezos, de saber que intentas estar mejor contigo misma porque te lo mereces, que pones tu voluntad en ello, en vez de seguir regodeándote en la comodidad de un discurso romántico plagado de tristezas que no te corresponden.
Te mando un beso grande y te pido que no tomes esto como un ataque, porque no lo es.
Hoy me he sentido con el derecho de la réplica sincera y expuesta, como contrapunto a tus envidias, y también, por todo lo que yo envidio de ti: nadie es perfecto.

arponauta dijo...

debo asumir las consecuencias de mis exabruptos emocionales: de vez en cuando recaigo, me victimizo, (nos) añoro y lo cuento en mi blog, lugar en el que cada día me siento menos libre de expresar lo que siento.
pero si llego a intuir un comentario como este, beluga, me hubiera abstenido de publicar las dos últimas entradas.

qué sabes tú de mis últimos tres años, qué sabes tú de mis intentos de cambio en serio, de mis decisiones, de mi realidad y de las tristezas que me corresponden; sabes tanto de todo ello como yo de ti: nada.

qué comentario tan sobrado y tan gratuito, beluga. igual de gratuito que este mío, sin duda. creo que no has entendido nada de lo que he escrito.

(lamento todo este exhibicionismo: secuelas de tanto sentimentalismo romántico, perdonad, en serio.)

chris dijo...

Virgen del Carmen de la Pica Morales, la pata arrastrá y la teta al hombro!! Cómo están los ánimos por aquí.

Lo bueno es que vendrán muchos días de sol para sentarte en una silla en tu patio o, mejor aún, para salir a disfrutar de todo lo bueno que te ofrece el mundo.

Un abrazo pausado
:-)

Hermenéutica dijo...

¿Lo que Kundera quería decir no sería, los seres leves son insoportables?

beluga dijo...

Efectivamente: de tus últimos tres años sólo sé lo que aquí cuentas, y no porque haya sido yo quién decidiera que fuera así.
Pero este blog tuyo, en el que, qué paradoja, cada vez te sientes menos libre de expresar lo que sientes, muestra una realidad o, al menos, un retazo, de lo que se supone que ha sido este tiempo. Supongo que no soy la única de tus lectoras a las que nos encantaría tener noticia de tus mejorías, y convengamos en que el tono mayoritario de lo que relatas es pesimista, melancólico y desencantado: somos intemperie...
Pero tienes razón: sé tan poco de ti en la actualidad como tú de mí. Así que me disculpo por haber contestado basándome tan sólo en los matices que dejas translucir en tus palabras, pero es que no se me ocurre de qué otra manera podría haberlo hecho.
Y que me digas que no he entendido nada me parece tan nimio como puede parecerte a ti sobrado y gratuito mi comentario, porque aunque haya pasado el tiempo, eso no quiere decir que no nos conozcamos.
Ojalá que deje de saber de ti únicamente a través de este medio exhibicionista que tanto se presta al exabrupto sentimental; quizás tratándonos como personas normales conseguiríamos llegar a un lugar más sano.
Me parece a mí, pero seguramente también podría equivocarme en esto.
Y no voy a pedir disculpas, porque sé que a este rincón virtual tuyo se asoma mucha gente que te quiere también en tu realidad toda y no me parece que lo que digo sea tan descabellado como para que igual alguien pueda hacértelo entender desde una proximidad que a mí ahora no me corresponde.
Un abrazo.

katchoo dijo...

Después de reescribir nosecuantas veces el comentario mejor te lo digo por mail...

katchoo dijo...

Oh espera, antes de escribirte ese mail me paro a aplaudir a Hermeneutica. Plas plas plas

Con la R.A.E. hemos topaó dijo...

El ser, queridas, en su primera acepción, no los seres.
Pero mejor leed vosotras mismas para que podáis sacar conclusiones y aplaudir debidamente.
Regalito aquí.
De nada.

katchoo dijo...

Se aplaude (aplaudo, ya que soy la única que lo ha hecho) la sagacidad del comentario no a su corrección lingüística. Igualmente ese comentario es totalmente correcto ya que no está citando textualmente el título sino que lo está usando en su provecho.

Saber utilizar el diccionario, por lo que se ve, no garantiza una gran comprensión lectora...
De nada.

Anónimo dijo...

¿Qué es exactamente lo que le parece sagaz? ¿Lanzar una hipótesis acerca de lo que quiso o no decir un autor? ¿Hacer un juego de palabras simplón? ¿O un mensaje fuera de contexto que no logro descifrar?
Porque, ¿dónde tiene cabida la alusión a 'seres leves'? Y en caso de que así sea, ¿qué son los 'seres leves' y por qué son insoportables?
Sáqueme de dudas, se lo ruego.

(Por cierto, he vuelto a consultar el diccionario para intentar incrementar mi comprensión, pero tampoco me cierra que 'sagacidad', entendido como cualidad de astucia y prudencia, sea un adjetivo aplicable a algo, más bien a alguien. Todo lo que se aprende gracias a la Real Academia, ¿vio?)

katchoo dijo...

A ver, vamos por partes Persona Anonima.

A los trolls me los meriendo (ya tienes algo nuevo que buscar, pero ojo, que la acepcion de troll de internet no la recoge aun la rae). Asi pues si corriges a alguien te expones a que te corrijan. Y si, te corrijo pq te has equivocado.

El comentario es sagaz, y si, un comentario puede ser sagaz y mordaz, no solo se aplica a las personas. Insisto, seguro que ya lo haces, pero leete algo mas que el diccionario pq conocer (o buscar pq parece que todo lo tengas que buscar)el significado de las palabras sigue sin darte compresion lectora. Que es (y no cito la RAE) extraer el significado de un texto y entenderlo. Y es que reducir lo que se escribe unicamente a nombres, pronombres, adjetivos y demás, por mucho que sepas que es que no hace que sepas que significa el conjunto. Aunque eso como bien has dicho un poco mas abajo queda patente.

A la pregunta de "que son los seres leves y por que son insoportables" te respondo sencillamente que me guardo mi opinión. Lo que tenia que decir ya lo he dicho en privado a quien le atañe.

Por cierto, antes que te vuelva a dar por corregir, no he usado ni una tilde a sabiendas.

Anónimo dijo...

Señorita Katchoo,
está usted en su perfecto derecho de merendar lo que le venga en gana, pero aténgase después a las consecuencias de la digestión, que por mucho que deje los pies en alto, no va a conseguir así irrigar suficientemente el cerebro, y luego pasa lo que pasa.
Usted, con las licencias literarias que considere oportunas, puede utilizar los adjetivos como se le antoje y mostrar su intrepidez, ignorancia de la lengua castellana o lo que haga falta: no seré yo quién se lo discuta.
Mis preguntas eran todas retóricas, y me sorprende que a su desmedida capacidad de comprensión lectora le haya dado por interpretar lo contrario: no me interesa en absoluto su opinión acerca de algo que, además, ya es en sí un despropósito disparatado. Tanta profundidad en su lectura y no es capaz de captar una ironía. Le recomiendo que cambie su dieta, al menos en las meriendas trasnochadas.
Y disculparse por algo mal hecho a sabiendas (¿esto qué es, lenguaje de la postguerra española o un vestigio provinciano? No había vuelto a tener noticias de esa expresión desde que falleció mi abuelo..) es un síntoma de debilidad, en este caso lingüística, supongo.
Pero puede que sea otro síntoma de sus pésimas digestiones.
Que se mejore.

Lenteja dijo...

Al menos hace sol... a ver si vienen las golondrinas ya, al patio, y a la vida, al corazón y a la cabeza.
Besos.Lenteja

chris dijo...

Estoy contigo, Lenteja.

La casualidad que habla dijo...

A ver, señoras katchoo y hermenéutica: ¿han leído el libro de Kundera? en caso afirmativo: ¿estáis seguras de haber entendido algo? Les recomiendo vivamente que se pasen por la biblioteca o lo descargen en sus e-books de aquí mismo, lo lean-relean a conciencia, y luego cuestionen la paradoja presente en el título del libro. Cerca del final, por cierto, Kundera nos dice: "Allí donde habla el corazón es de mala educación que la razón lo contradiga". Así que, señoras, un poquito de educación, de recato y de silencio, que aquí, dos corazones conversaban y lo vuestro es apenas un patio de vecinas.

Glo dijo...

Siempre me he preguntado por los límites de ésta y otras formas de comunicación.

Un blog, para estos rijosos y pendencieros monos pelones que somos los humanos, da para más que la improvisación de un diálogo entre dos personas que ya se han explicado muchas veces. Para mucho más que un extenuante discurso en público, o que una mesa redonda, en la que nadie tiene nada en común. También que un chat, excesivamente próximo a la improvisación. Resulta, en cierto sentido, más eficaz que una publicación impresa, con sus demoras y rigideces. Y es infinitamente mejor que un diario, o incluso que la correspondencia en papel, ambas excesivamente íntimas. No hablemos de una mala y cara sesión de terapia...

El blog se sitúa a medio camino de todas ellas, y especialmente, esta entrada de hoy.

Podría haberme callado, pero he querido participar de esta manera. Porque en lo demás no tengo nada qué decir.

Anónimo dijo...

Llamadlo astenia primaveral, si queréis, pero a mi, la lectura de todo esto me produce pena.
Me entristece y me apena que dos personas que han compartido encuentros y desencuentros, amor y desamor, no encuentren mejor manera de expresarse sus sentimientos. Pero si así lo consiguen y esto las beneficia, bienvenido sea el blog.
Me apena que cuando estas dos personas "se desnudan" públicamente para poder decirse mutuamente las cosas que necesitan decirse provoquen discusiones técnicas sobre el uso del lenguaje que, a mi modo de ver, no tienen nada que ver con lo expresado anteriormente.
Me permito opinar porque, a pesar de que todas las personas que intervenís en este blog de forma habitual sois anónimas para mi (no conozco personalmente ni a arponauta ni a beluga ni a ninguna otra "lanzadora" de anzuelos) soy lectora habitual de este blog desde hace muchos años y, de antemano, os pido disculpas a todas si lo que acabo de expresar os parece inadecuado.

Alson dijo...

Un día tonto lo tiene cualquiera! (¿O a ningna le ha pasado?)
Seamos respetuosas con la autora del blog y con su interlocutora, que tienen todo el derecho del mundo de decirse o desdecirse lo que les venga en gana. Eso sí, lo mismo tomando una cervecita lo solucionabais en un pis pas...
Abrazos